Vías Verdes, recurso turístico sostenible del destino 'Costa de Almería'

La provincia de Almería cuenta ya con tres de estas vías que garantizan la accesibilidad de todos sus usuarios y acercan, de una forma saludable y divertida a sus visitantes, el entorno natural en el que se desarrollan

En España existían más de 2.500 kilómetros de infraestructuras ferroviarias en desuso que lejos de convertirse en una reliquia, han sido reconvertidas en itinerarios cicloturistas y senderistas en el marco del Programa Vías Verdes, coordinado por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles. En la actualidad existen 23 vías verdes en uso en Andalucía, tres de ellas en la provincia de Almería que se han convertido en un reclamo turístico por sí mismas y una opción accesible para conocer el entorno natural de la provincia.

De los cerca de 22 kilómetros de estas vías que hay en nuestra provincia, el tramo de mayor longitud es el situado en el Almanzora y conocido como ‘Tramo del hierro’ con 11,9 kilómetros seguido de la vía de Lucainena de las Torres con 5 kilómetros, Huércal Overa con poco más de 3 y el tramo de Olula del Río con 1,6.

La reutilización de las estaciones ferroviarias añade a este proyecto a nivel nacional diferentes servicios turísticos complementarios y promueve el desarrollo social y económico de las comarcas atravesadas.

Siguiendo este espíritu, se han consolidado como un recurso turístico de calidad de la provincia Vías Verdes como la de Lucainena de las Torres, que cubre parte del recorrido del antiguo tren minero entre esta localidad y Agua Amarga.

A la sombra de Sierra Alhamilla se puede caminar o pedalear entre las cortijadas abandonadas en medio del desierto y la magia del árido paisaje de los barrancos y la vegetación autóctona. El firme de asfalto, que cubre los cinco kilómetros de recorrido, hace que la accesibilidad de esta ruta sea total.

La Vía Verde del Almanzora pasa por varios municipios de la comarca y está planeado ir ampliándola poco a poco. Debido a su actual longitud de casi 12 kilómetros, algunos consideran que uno de sus tramos, el de Olula del Río, es una Vía Verde independiente. Sin embargo, esta ruta también forma parte del recorrido sobre la línea del ferrocarril Guadix-Almendricos (Granada-Murcia), construida en su día para dar rápida salida al mineral de la zona. Los ayuntamientos de Serón, Fines, Cantoria y Olula del Río han realizado proyectos de acondicionamiento en las partes de esta línea que discurren por sus términos municipales.

En el caso de Huércal-Overa el trazado se ha consolidado como una de las rutas más atractivas del nordeste de la provincia que recorre la gran línea de ferrocarril que conectaba Andalucía con el Levante, ya casi en tierras murcianas. Además, su cercanía al municipio permite visitar algunos de sus vestigios históricos más importantes como la Torre vígía nazarí de Huércal-Overa, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción o el edificio de las Cuatro Torres.

El trazado de Vía de Cantoria está completamente rehabilitado y cuenta con un gran boulevard y el Centro de Desarrollo Rural Almanzora (PRODER), alojado en la antigua estación. En este tramo se puede visitar también el Centro de Interpretación del Fuego. A su paso por Fines, la Vía Verde del Almanzora pasa por un puente y una estación; así como al discurrir por Olula del Río permite la vista de la Iglesia de San Sebastián (S. XVIII), de la Iglesia de la Concepción (S.XX), de las ruinas de una fortaleza andalusí y de un yacimiento arqueológico del Paleolítico.

En el tramo de Serón, este trazado ofrece a los caminantes multitud de puntos de interés, muchos de ellos haciendo honor al sobrenombre de la Vía Verde del Almanzora, llamada también Tramo del Hierro. El cargadero de Los Canos es el punto de inicio de la Vía, al que sigue el puente que cruza la Rambla Higueral, un viaducto de estructura metálica de 30 metros desde el que se contempla la antigua casa señorial La Zalea. Más adelante se cruza la Barriada Los Zoilos y la de La Estación, donde se encuentra el cargadero de mineral y las antiguas dependencias ferroviarias, el edificio de viajeros, el cocherón de locomotoras y el muelle almacén; convertidas hoy en un restaurante, una sala de exposiciones y conciertos y un museo. Aquí encontramos también una zona de descanso dotada de punto de agua, aparcabicis, parque infantil y mirador. El resto del recorrido no está exento de interés: el mirador y la Iglesia de Fuencaliente, dos nacimientos de agua termal y otro cargadero de mineral, el del Tesorero, culminan esta completa ruta que combina naturaleza y un repaso por la historia de la comarca.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.