Monumentos naturales, propuestas para descubrir la riqueza natural más original de ‘Costa de Almería’

Cada rincón de nuestra provincia es único, cuidado y respetado al máximo, sin embargo hay enclaves especiales que tienen una protección aún mayor debido a su gran valor. La Isla de Terreros e Isla Negra, Sabina Albar, el Arrecife Barrera de Posidonia, la Isla de San Andrés, Piedra Lobera y la Cueva de Ambrosio son los seis monumentos naturales que se ubican dentro de la provincia y que dotan de mayor vistosidad a los 35 reconocidos en toda la región

La naturaleza de la provincia atesora en su amplia variedad, parques naturales, reservas, parajes y fenómenos que la hacen única a lo largo de toda su geografía provincial. Una riqueza a la que se une la lista de Monumentos Naturales, definidos como los “espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de una protección especial, así como las formaciones geológica, los yacimientos paleontológicos y demás elementos biogeográficos que reúnan un valor especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, ecoculturales o paisajísticos. De esta forma, en Andalucía existen 35 Monumentos Naturales, tesoros ocultos, protegidos por las instituciones medioambientales.

A lo largo y ancho de la provincia de Almería, existen diversos de ellos, hasta seis reconocidos por la administración, que no dejan de constituir un atractivo turístico de primera magnitud. Conocerlos y darlos a conocer es casi obligatorio para los almerienses y un placer para quienes nos visitan.

En este sentido, cada rincón en ‘Costa de Almería’ es único y es cuidado y respetado al máximo, sin embargo hay enclaves especiales que tienen una protección aún mayor debido a su gran valor. Éstos son los seis monumentos naturales que se ubican dentro de la provincia: la Isla de Terreros e Isla Negra, Sabina Albar, el Arrecife Barrera de Posidonia, la Isla de San Andrés, Piedra Lobera y la Cueva de Ambrosio. Desde el Servicio Provincial de Turismo se trabaja a diario para promocionar su conocimiento y hacer que su conservación sea una tarea asumida por todos los almerienses y los visitantes de estos paraísos. Un repaso por cada una de las maravillas de la provincia que merece la pena hacer tan sólo para obtener el placer de disfrutar de la espectacular variedad paisajística y natural que posee esta provincia.

Mar adentro en Roquetas de Mar está uno de los más extensos, ya que se extiende a través de más de 100 hectáreas de superficie. Se trata del monumento natural Arrecife Barrera de Posidonia, auténtico tesoro submarino. Técnicamente la Posidonia Oceánica es una especie de la familia de las angiospermas, cuya implantación en el medio marino provoca una espectacular biodiversidad, que convierte este tipo de áreas en atractivo extraordinario para los amantes de los fondos marinos. Por ello, se trata, sin duda, de una buena razón para visitar Almería y Roquetas de Mar y, al mismo tiempo, para ‘calzarse’ el equipamiento de bucear.

Ya en la superficie, aunque también unidos al mar, encontramos entre los monumentos naturales almerienses varias islas, como la de San Andrés, en Carboneras, que, en realidad, son dos, la Grande y la Chica, ambas volcánicas; o la Isla de Terreros, con una extensión de 11.150 m2, y la Isla Negra, en Pulpí. Y es que la Isla Negra, también de naturaleza volcánica, es uno de los mejores enclaves reproductores de especies como el paíño común o la pardela cenicienta, aves marinas cuyas poblaciones se hallan en regresión en el Mediterráneo. Además, sus fondos marinos también cuentan con gran fama por la riqueza de su ecosistema.

Dejando a un lado el mar, en tierra firme lo más al norte de la provincia, en Vélez Blanco y María, encontramos un lugar emblemático y remoto, pero de un valor histórico excepcional. Hablamos de la Cueva de Ambrosio, yacimiento arqueológico que ya estaba declarado como Bien de Interés Cultural por sus pinturas rupestres, también distinguidas como Patrimonio de la Humanidad.

Sin salir del sustrato natural, en el municipio de Lúcar, en plena Comarca del Almanzora, encontramos la llamada ‘Piedra Lobera’, también declarado como monumento natural en 2001. Se trata de una formación caliza de paredes escarpadas, que ha cautivado a quienes la han tenido delante y que ha suscitado multitud de fotografías y composiciones de todo tipo. A su alrededor, las formaciones vegetales han sabido adaptarse al recio clima de la zona, tanto en invierno como en verano, albergando un excepcional catálogo florístico, con numerosas especies endémicas.

Para terminar el recorrido, nos iremos de nuevo al norte de Almería, en concreto hasta Chirivel, donde la naturaleza nos demuestra que los monumentos naturales también son, como la Posidonia, seres vivos. En este caso hablamos de un árbol, pero no de uno cualquiera. La Sabina Albar, designado en esta categoría desde 2003, es sin duda el habitante más viejo de la comarca y de la provincia, como demuestra su condición de milenaria. En un altiplano de unos 1.600 metros encontró esta sabina su mejor hábitat. Sólo así se entiende que se haya quedado a vivir con nosotros durante tantos años, ya que se trata de un vestigio de los bosques del Período Terciario.

Un recorrido turístico, de gran valor monumental y natural, que permiten al visitante acceder a tesoros y bellezas muchas veces escondidas o desconocidas, pero sin duda de un enorme valor para nuestra provincia y su amplia y variada oferta turística.

Próximo objetivo: las canales de Padules

El entorno natural de Las Canales y Los Canjorros de Padules podría convertirse en monumento natural gracias a la iniciativa del Ayuntamiento del municipio y de la Administración competente, que quieren reconocer la importancia de esta zona tan visitada por almerienses y turistas y que ha convertido en uno de los reclamos más importantes de la provincia. 

Un espacio natural que ha sido una de las imágenes que turistas de todo el mundo han podido conocer en el stand que la Diputación Provincial cuenta en la feria internacional de FITUR y que cuenta con el apoyo promocional de la institución que lo promueve y difunde en cada una de las acciones que realizan junto al resto de los recursos turísticos del destino ‘Costa de Almería’.

Una vez iniciados los trámites para convertir a este enclave en monumento natural, Padules pondrá en primera línea a uno de sus grandes atractivos naturales que más turistas recibe al cabo del año y que ha copado minutos de grabación en las grandes acciones promocionales de la Diputación Provincial como el vídeo de turismo activo protagonizado por el artista almeriense, David Bisbal.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.