La observación de aves, un atractivo más del destino ‘Costa de Almería’

Se trata de un fenómeno de gran tirón para el turista extranjero que va ganando posiciones en el mercado nacional. El ‘birdwatching’ se ha convertido en una actividad turística de gran importancia en nuestra provincia en una época como ésta en la que se vive una auténtica explosión de las migraciones aunque las cálidas temperaturas que vive la provincia durante todo el año, hace que cada vez sean más las especies que vienen para quedarse

La naturaleza del destino ‘Costa de Almería’ es también una fuente inagotable de recursos turísticos. Su amplia y rica diversidad la convierten en un gran atractivo para miles de turistas y visitantes que viajan hasta nuestra provincia seducidos por sus múltiples encantos. Atractivos entre los que destacan las aves, uno de los grupos faunísticos más numerosos de los que forman la biodiversidad de la península Ibérica y de toda Europa.

Su localización es sencilla. Se les puede ver en el interior de las ciudades, playas, montañas y desiertos, adaptadas a todo tipo de hábitats y formando parte del paisaje de muchos destinos, como el nuestro.

Y es que es precisamente en el sur de nuestro país, en nuestra comunidad, donde se concentra un mayor número de especies.

Las zonas húmedas, los humedales, son los espacios donde la observación es más fácil y la diversidad se muestra en toda su plenitud. En nuestra provincia existen numerosas lagunas, charcas, desembocaduras de ríos y salinas, donde el agua se convierte en el hábitat preferido de aves autóctonas y procedentes de África y Europa. Hasta cerca de una decena de ellos están recogidos en el inventario regional y cuentan, en muchos casos, con caminos, senderos y observatorios preparados para la contemplación a cortas distancias.

Además, dada la magnífica climatología de la provincia, cualquier época del año es buena para practicar la observación de aves. Pero es sin duda esta recta final del verano y principio del otoño, el momento ideal para disfrutar de la auténtica explosión migratoria que vive la provincia y observar el cambio generacional y la evolución de polluelos convertidos ya en ejemplares jóvenes. 

Para hacerlo, tan sólo es necesario disponer de unos prismáticos e información sobre las especies concretas que se encuentran en cada zona. Las lagunas almerienses acogen hasta 15.000 ejemplares de aves en los períodos de mayor afluencia, con un total de 70 especies diferentes, por lo que se convierten en un paraíso para el aficionado a la observación de pájaros. Punta Entinas Sabinar (situado entre El Ejido y Roquetas de Mar), la Albufera de Adra o las Salinas de Cabo de Gata son sin duda los tres núcleos más importantes de la provincia por el número de especies que concentran y por contar con puntos preparados para la observación y caminos para recorrer las lagunas.

El flamenco rosado, un emblema de nuestra provincia

Lejos de ser un elemento más del paisaje de la provincia, el flamenco rosado se ha convertido en uno de los emblemas que hace único al destino ‘Costa de Almería’. Poniente y levante almeriense, en concreto Punta Entinas-Sabinar y las Salinas de Cabo de Gata, comparten un bello espectáculo que concentra cada año a miles de turistas y aficionados al avistamiento de aves. Se trata de la espectacular exhibición que ofrecen los bandos de flamencos cuando levantan el vuelo al alba o durante el ocaso, mostrando el color escarlata vivo de sus alas.

El flamenco rosado o común, es una especie característica de los saladares almerienses, localizándose principalmente en las Salinas de Cerrillos, en los Charcones de Punta Entinas-Sabinar y en las Salinas de Cabo de Gata, donde se alcanzan concentraciones estivales de más de 3.000 aves. Otras localidades visitadas esporádicamente por esta bella zancuda son las desembocaduras de los ríos Almanzora, Aguas, Antas y Andarax, la Rambla de Morales, las antiguas Salinas de Terreros en Pulpí y la Cañada de Las Norias.  

Los humedales almerienses son utilizados durante los movimientos migratorios entre Europa y África, como área de invernada e incluso también como zona de veraneo, constituyendo uno de los puntos de mayor riqueza natural y ornitológica de la provincia por el gran número de flamencos rosados que se pueden observar.

Es principalmente en la época veraniega, que coincide con su paso migratorio, cuando la colonia puede llegar a estar formada por miles de ejemplares. De ellos, unos centenares de estos zancudos pasan todo el año en estos humedales por lo que los visitantes pueden conocer de cerca su gran belleza natural en algunos de los puestos de observación ornitológica repartidos por la provincia.

Además de tener un atractivo turístico propio, esta ave zancuda descendiente del Ave Fénix, se ha convertido en uno de los emblemas de la provincia que protagoniza todo tipo de artículos y souvenirs que los turistas no dudan en llevarse como recuerdo tras pasar unos días de descanso en la provincia.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.