‘Costa de Almería’, un destino ligado a la cultura del vino

Las bodegas de la provincia preparan todos los detalles de lo que se ha convertido en una auténtica fiesta de interés turístico y social: la vendimia. La elaboración de los caldos almerienses son el punto de partida de un largo camino que les lleva a estar presentes en los cinco continentes y que han logrado ganarse, por méritos propios, un hueco destacado en el mercado nacional e internacional

Él destino 'Costa de Almería' cuenta con unas condiciones climatológicas y una orografía que le permiten estirar la temporada estival con una serie de tradiciones y celebraciones que se suceden por toda la provincia. Así, con la llegada de septiembre llega la tradicional vendimia, una tradición convertida hoy en toda una fiesta que encierra el trabajo y esfuerzo de varias generaciones que han logrado hacer del vino, una delicia para los sentidos.

La uva ha sido históricamente uno de los cultivos más destacados de la provincia que logró crear en municipios como Ohanes, Laujar de Andarax, Padules ó Terque, toda una industria a su alrededor. Los vinos de la provincia, de excelente calidad y reconocido prestigio, atraen hacia sus bodegas a miles de visitantes durante todo el año. Como especial atractivo, además de los exquisitos caldos y los parajes incomparables donde los viñedos se emplazan, también se pueden disfrutar en esta época del año, de las llamadas ‘Fiestas de la Vendimia’.

En el proceso de la elaboración de los vinos, la vendimia es uno de los momentos clave. Hasta llegar a él, muchos son los aspectos que hay que tener en cuenta como las condiciones climáticas, el tipo de uvas utilizadas y el tipo de vino que se quiere elaborar.

Así, a lo largo del mes de septiembre por toda la provincia se irán sucediendo las celebraciones y fiestas de la vendimia que lejos de quedarse tan sólo en una fiesta, se han convertido en un reclamo turístico de primer nivel gracias al interés que despiertan en turistas y visitantes la enología que tiene en nuestra provincia una gran demanda gracias a las visitas a las bodegas y a los viñedos e incluso, en estas fechas, a la posibilidad de participar en todo el proceso de elaboración del vino, así como en el esperado momento final de la degustación.

Un sector pujante con sello de garantía

La cultura del vino no es nueva en nuestra provincia. Almería cuenta en su haber con cinco Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) de vinos, una distinción de calidad que es el paso previo al de Denominación de Origen, el más alto reconocimiento al que puede optar una bodega y que garantiza unas condiciones específicas y óptimas de los caldos de la tierra. Estas cinco IGP´s son Vino de la Tierra ‘Laujar-Alpujarra’, Vino de la Tierra ‘Desierto de Almería’, Vino de la Tierra ‘Sierras de Las Estancias y Los Filabres’, Vino de la Tierra ‘Ribera del Andarax’ y Vino de la Tierra ‘Norte de Almería’, que se ubica en la zona de los Vélez.

Un sello de garantía para los caldos de la provincia y para la corriente de turistas que hacen de la enología, su compañero de viaje y es que cada vez son más las bodegas de la provincia que muestran sus encantos a los iniciados y profanos en este mundo debido al también diverso paisaje y terreno de la provincia, que pasa de la playa a la sierra, sin olvidar el desierto. Con una estrecha relación con el turismo gastronómico, cultural y de la salud, ya que la vinoterapia es también una corriente muy demandada.

Almería, tierra de vinos y mucho más

La tradición vitivinícola ha logrado convertir a nuestra provincia en uno de los destinos más destacados para turistas y visitantes que quieren conocer más sobre la cultura del vino. Y es que la uva ha sido históricamente uno de los cultivos más destacados de la Comarca de la Alpujarra, aunque cada vez son más los puntos de la provincia que se especializan en este arte, como la zona norte de la provincia así como la Sierra de las Estancias y los Filabres y sus bodegas producen los excelentes vinos que se han convertido en uno de los productos más destacados de la provincia y a sus fincas, en auténticos lugares de peregrinación para los turistas que no quieren perderse los exquisitos caldos y los parajes incomparables donde los viñedos se emplazan.

Productos que se han convertido en la mejor carta de presentación del destino ‘Costa de Almería’ y en uno de los mayores baluartes que la Diputación Provincial lleva a las ferias y eventos en los que participa con el fin de dar a conocer e impulsar los productos que con tanto mimo y esmero, se hacen en nuestra provincia.

Producto artesanales, caldos de primera calidad que viajan por todo el mundo llevando el sello de ‘Costa de Almería’ a los paladares más exigentes, pero no son los únicos. Los licores de sabores de Lubrín, el brandy de Adra y los cócteles de la firma daliense ‘Caribata’ son algunos de los productos más buscados por los turistas en cada visita a Almería. Una bodega amplia y variada a la que se une el pujante sector de la cerveza.

Bajo los nombres de Alborán, El Cabo, La Cala, Origen, Far West, Glamour, Luz de Almería y El Faro, turistas y visitantes de todo el mundo ponen sabor a la provincia a través de la ‘rubia’ más fresca y deseada. La que se sirve con el justo punto de espuma y con el cuerpo, la calidad y el gran sabor que esta creciente industria almeriense ha sabido impregnar a sus productos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.