Arquitectura popular en el Parque Natural

El Parque Natural Cabo de Gata, además del salitre mediterráneo del mar que baña su costa, ofrece un amplio muestrario de construcciones singulares que dotan de encanto y magia a cada uno de sus rincones. De este modo, este emblemático enclave se ha convertido en uno de los preferidos por aquellos que deciden visitar Almería así como de los mismos ciudadanos para desconectar de la rutina diaria.

Dentro de los núcleos urbanos o cortijadas que bordean el paraje, se aprecian distintas construcciones que en muchos casos se han convertido en una seña de identidad. Son sencillos, en los que predomina el color blanco, que a menudo aparece vetado con otros tonos como el azul o el negro. Pueden encontrarse tanto de modo individual como colectivo y en cualquier caso, son muy atractivos a la vista.

Responden al tipo Mediterráneo, con planta rectangular, no demasiado altos y con un sistema rústico que les permite aislarse del calor y sobreexposición a la luz. Las cubiertas son planas y redondeadas para recoger el agua de la lluvia, empleándose vigas de madera de álamo o eucalipto que luego iban cubiertos con una densa capa de caña. 

Una de las notas predominantes y que más llaman la atención, es el encalado de las edificaciones. No sólo de ellas, sino de cualquier elemento que apareciera en su entorno, como es el caso de hornos, aljibes, pozos, chiqueras o abrevaderos para los animales. Dentro de la casa, cada cosa tiene un sentido, milimétricamente colocados. 

En Níjar, hay bonitos ejemplos de lo ya explicado, que se entremezclan con otros mucho más elaborados. Más 'lujosos', por llamarlo de algún modo. Artesanado y detalles que rozan casi la simetría en puertas, ventanas y techos, por poner un ejemplo.

Una de las construcciones más típicas de las existentes la conforman los molinos de viento. Los últimos sondeos arrojan que hay cerca de una treintena en la zona, algunos de ellos conservados estupendamente. Datan de los siglos XVII y XVIII, tal y como relatan algunos de los historiadores especializados en el tema, y la mayor parte tienen origen persa. Planta circular y techo que gira son algunas de las características que dan color a estos monumentos. Por su parte, los molinos de agua están menos presentes en la zona del Parque Natural, algunos de ellos se encuentran en Huebro.

Por su parte, las norias también conocidas como Norias de Sangre, tienen su origen en Egipto. Una de ellas, con características muy definidas y que además ha sido recientemente restaurada es la que se encuentra en el Pozo de los Frailes. 

Los aljibes también atraen a un importante número de turistas, debido a la tradición musulmana de la provincia. Esta construcción, típica de la cultura árabe, se empleaba para guardar agua. Les caracteriza una planta rectangular con más de una puerta. Aunque lo que más define esta construcción es la bóveda que puede ser de varios tipos, siendo muy diversas. Las que destacan son las de cañón, apuntada u ojival.

Otros elementos de la arquitectura tardicional de la zona del Parque Natural son los palomares, sesteros o chiqueras. Todos ellos representan la historia pasada del parque, los momentos que quedaron en este enclave y por los que no ha pasado el tiempo. Algunos ejemplos se encuentran en la Bahía de los Genoveses, Cala de San Pedro, Boca de los Frailes o Fernán Pérez.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.